Eduardo tiene dos años y medio: un caso real de Síndrome de Apnea-hipopnea del Sueño en la infancia

Eduardo es un niño de 2 años y medio. Lo trae su madre a la Unidad de Sueño para que lo veamos. Eduardo, acude a la consulta dormido en su carrito y nos llama la atención la respiración tan ruidosa que presenta mientras duerme, con un ronquido muy intenso. Le preguntamos a la madre y nos dice que no está constipado, que prácticamente desde que nació respira así y que por eso no le ha dado mucha importancia, porque consideraba que era normal, pero que últimamente la gente que lo ha visto dormir le ha comentado que lo llevara al médico. Además, llama la atención el esfuerzo que el niño hace al respirar con la musculatura tóraco-abdominal.

La madre nos cuenta que el niño no coge peso (en la actualidad pesa 10 Kg), que aunque no le cuesta conciliar el sueño presenta frecuentes despertares nocturnos y que no consigue dormir la siesta regularmente. No presenta alteración del comportamiento y no refiere que el niño esté somnoliento durante el día aunque las dos veces que acuden a la consulta, a mitad de mañana, Eduardo viene dormido en su carro. Ante la alta sospecha de un Síndrome de Apnea-hipopnea del Sueño realizamos una Video-polisomnografía nocturna en la Unidad de Sueño Vistahermosa que evidencia un Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño de intensidad muy severa con 29.8 apneas-hipopneas por hora de sueño (el límite normal en niños está entre 1 y 3), que predominan durante las fases de sueño REM, llegándose a registrar una apnea de hasta 60 segundos de duración, con frecuentes descensos de oxígeno en sangre (saturación mínima registrada: 78%). Las apneas le provocaban una fragmentación muy importante de la estructura del sueño.

imagen PSG apneas niño 2 años

apneas niño 2 años (1)Apneas Obstructivas con desaturaciones de O2 durante la fase de sueño REM. Tiempo de la muestra: 180 segundos

Se derivó al otorrinolaringólogo que evidenció una hipertrofia adeno-amigdalar grado III-IV. Se le extirparon las amígdalas y las adenoides sin presentar ninguna complicación y siendo dado de alta a la mañana siguiente.

Dos meses después, Eduardo y su madre han aparecido por nuestra consulta: el carrito estaba vacío pues, al contrario que en las ocasiones anteriores, Eduardo venía corriendo y jugando. Su madre nos ha contado lo contenta que está pues Eduardo ha dejado de roncar y de hacer apneas durante el sueño, duerme toda la noche de un tirón e incluso la siesta regularmente y le ha cambiado el carácter, estando mucho más contento. En estos escasos dos meses ha cogido 5 Kg de peso.
Estamos ante un caso típico de Apnea del Sueño en la infancia.

Más información sobre esta patología.

Responder

Clínica Vistahermosa
Policlínico San Carlos